skip to main content

La Onda Verde de NRDC

Pulso Verde

Mildred Real

Presos en el Laboratorio por la Sed del Carbón

Mildred Real

13 de Enero 2014

Enviado por Mildred Real

Etiquetas:
, , , , , ,

Sedientos hasta nuevo aviso aguantaran la crisis del agua potable los residentes de 9 condados de West Virginia, uno de los estados más pobres de la nación. Ni lavarán sus manos, ni la ropa. Para no enfermarse con el agua, lo único que pueden hacer es tirar de la cuerda del inodoro.

"Esta es una prisión de la cual queremos ser liberados"- dijo el Alcalde de Charlestón refiriéndose a la tragedia producida por Freedom Industries, la planta de carbón que contaminó el agua potable de West Virginia y desatinadamente declarase que desde que supieron del derrame su prioridad ha sido la seguridad de los residentes del Valle de Kanawha y los otros condados afectados.

No sólo ha sido extemporánea su preocupación, sino también la de las autoridades que no tienen regulaciones que protejan en esta materia siendo esta industria el mayor empleador del estado. Lo más insólito de este caso es que se dispone de poca o ninguna información sobre la toxicidad de este químico que se utiliza para limpiar el carbón y cuyo vertido en el agua esta causando estragos en la población.

Por un lado la industria contamina mientras produce combustible para contaminar y por el otro la compañía de agua no detecta la contaminación y con su torpeza afectan a más de 300.000,00 personas. ¿En manos de quien estamos? ¿Alegarán en su favor su propia torpeza? Sí eso es aquí, con la seguridad que el Estado de Derecho nos brinda, no quiero ni pensar en otras latitudes en dónde deben estar usando el mismo químico para procesar el carbón.

La directora del Centro de Envenenamiento de West Virginia declaró que desde una perspectiva de salud pública es prudente decirle a la gente que no use el agua. Me pregunto: ¿no es prudente la precaución a la hora de permitir el uso de la última maravilla del siglo? Porque honestamente, tienen que venderse como tales los geniales inventos de la ciencia que sin certeza científica de su impacto salen al mercado y uno se entera que los emplean cuando empiezan a causar daños.

Quien consuela a los candidatos de transplante de órganos por la pérdida de la oportunidad de la vida al cerrar operaciones en el hospital. A la madre con su hijo enfermo en brazos porque lo bañó antes de dormir. Quien saciara la angustia y la desesperación de quienes pasarán sus vidas a la expectativa de que se revelen malas noticias para aquellos que a principios del 2014 vivían o estaban en West Virginia y fueron alcanzados por el brazo de quien irónicamente lleva por nombre Industrias de Libertad y no libertad de las industrias.

Sí son desconocidos los efectos tóxicos sobre la salud humana del contacto con este químico, entonces, más que esperar un daño para ser prudentes era indispensable evitar que de cualquier manera se diera el daño. Se desconoce si el producto es cancerígeno, si produce mutaciones, ¡desconocemos todo!; hasta ignoramos la precaución. ¿No era prudente prohibir el uso? ¿no era prudente pedir más información, más controles, más detectores? O es qué hay "daños" que se pueden permitir en aras de la ya sucia producción energética.

El Crude MCHM, compuesto en mayor parte de 4-methylcyclohexanemethanol esta causando estragos en la salud humana de los residentes y visitantes de West Virginia colapsando los hospitales. Ahora la experiencia de las víctimas esta dando a conocer los impactos tóxicos en la salud de este químico. Pero la rescilencia o capacidad de estos contaminantes de perdurar en el ambiente y en el cuerpo humano está por conocerse en el tiempo y dependerá del grado de exposición.

Es como un deja vu. Sin pretender comparar la magnitud de los incidentes porque no se comparan. Estoy reviviendo la historia de los dispersantes químicos empleados en el Golfo de México para combatir el derrame del BP Deepwater Horizon. La composición química del dispersante autorizado era desconocida y aún cuando se consiguió que la industria revelará sus compuestos; no fue suficiente para inferir su impacto porque tampoco habían antecedentes de uso en esas condiciones y cantidades.

¿Será que vamos a dar pasos mas firmes hacia la producción de energía de fuentes renovables o vamos a seguir siendo reporteros del desastre? ¿Será que vamos a enmendar la plana y corregir las libertades de la industria o vamos a seguir lamentándonos?

A veces me parece que somos un gran laboratorio y algunos quedan presos por la falta de hielo en los polos o el uso de dispersantes en el Golfo y otros por la contaminación del agua potable en West Virginia. La historia de algunos que al final es la de todos porque estamos en el mismo barco. What a Wonderfull Fossil World!

Share | |

Comentarios recientes

re: Las autopistas y los infartos
por Juan Ramón Daza Castañeda
re: HidroAysén y el Estado de Chile: ¿El que paga contamina?
por marisa verjano
re: Las nevadas y el calentamiento global
por Graciela Arriaga Pérez

Feeds: Mantente al día

RSS feed Todos los blogs de Pulso Verde