skip to main content

La Onda Verde de NRDC

Pulso Verde

Anna Wearn

No se deje engañar: La sequía (y la necesidad del manejo sostenible del agua) no se acaba

Anna Wearn

19 de Abril 2016

Enviado por Anna Wearn

Etiquetas:
, , , ,

Para los administradores de recursos hídricos en California, abril señala una ocasión muy importante: el mes en que se mide la cantidad de nieve acumulada en la Sierra Nevada. Esta cifra es relevante porque la nieve típicamente provee un tercio del suministro de agua en California. El manto de nieve sirve como un embalse natural, capturando la precipitación del invierno. Mientras la nieve se derrite en la primavera y el verano, nos suministra agua gradualmente durante esta época seca. Por eso, las encuestas mensuales de nieve acumulada pronostican la escorrentía tras el deshielo, un factor que determina decisiones sobre el manejo de agua. La encuesta que se lleva a cabo al principio de abril es de suma importancia porque es cuando el nivel de nieve acumulada en la Sierra Nevada típicamente alcanza el máximo.

1 panorama.jpgEl Lago Tahoe y los picos que lo rodean (el 12 de marzo, 2016). La acumulación de nieve en la Sierra Nevada es una vista reconfortante para todos los californianos, desde los esquiadores hasta los pescadores y desde los granjeros hasta los administradores de recursos hídricos. Foto por Anna Wearn.

2015: Una deprimente encuesta de la acumulación de nieve

El abril pasado, el gobernador de California, Jerry Brown, ni siquiera pudo juntar una sola bola de nieve parado en el sitio de la medición anual de acumulación de nieve. En vez, anunció sobriamente el nivel del manto de nieve estatal: 5 por ciento del promedio histórico. Pero en respuesta a esa difícil realidad, el gobernador ofreció una visión optimista de nuestra capacidad para adaptarnos: fijó una meta para reducir el uso urbano del agua por 25 por ciento.

2 jerry brown.jpgEl director del Departamento de Recursos de Agua de California (DWR) y el gobernador de California en el sitio de la encuesta de la nieve acumulada al sur del Lago Tahoe (el 1 de abril, 2015). Imagen cortesía de DWR.

Después de las tormentas de este invierno, el manto de nieve estatal estuvo al 87 por ciento del promedio histórico el primer de abril este año. Esa es una buena noticia pero no significa que la sequía caducó, ni que podemos abandonar nuestros esfuerzos de manejar el agua de una manera sostenible. Según Frank Gerhrke, el jefe del Programa Cooperativo de Encuestas de la Nieve en California, "El mensaje sigue siendo fuerte: Las medidas de conservación siguen siendo importantes."

Las condiciones del agua en 2016: Un panorama desigual

Recibimos más precipitación en 2016 que en los cincos años pasados, pero El Niño no lavo todos nuestros problemas. Aunque el nivel del manto de nieve se acercó al promedio histórico, la distribución de la precipitación no ha resultado equilibrada. El nivel osciló entre 97 por ciento en las montañas al norte y 72 por ciento en las montañas al sur de la Sierra Nevada. Los niveles de los embalses reflejanaron disparidades regionales aún más grandes: el nivel del Lago Oroville cerca de Chico alcanzó el 113 por ciento del promedio histórico, mientras el embalse de New Melones más al sur solamente alcanzó el 26 por ciento del promedio histórico. Por último, aunque Monterey recibió 147 por ciento de su promedio de lluvia, Riverside se quedó embarcado con 43 por ciento de su promedio. Estas cifras revelan que la parte sur del estado sigue estando sediento y subrayan la necesidad de manejar nuestros limitados suministros de agua de manera sostenible.

3 state map of precip as of 4.18.gifLa disparidad regional de la precipitación en California desde octubre. Fuente: CalClim y NOAA.

¿Cómo sabremos cuándo estemos fuera de peligro?

La sequía se define tanto políticamente como científicamente, dado que está construida hidrológicamente y socialmente. La Madre Naturaleza controla la cantidad, la cadencia, y el tipo de precipitación que una región recibe. Las actividades de la población crean demandas para esa agua y los oficiales deciden como repartirla. Jay Famiglietti, un científico de NASA (la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio), dice que el resultado para California es una escasez crónica donde "simplemente no tenemos suficiente agua para hacer todo lo que queremos."

Los científicos están de acuerdo que una sequía se acaba cuando el déficit de la precipitación logra equilibro de nuevo y los embalses y las reservas de agua subterránea están llenas. El climatólogo del estado afirma que, en el pasado, se consideraba que las sequías habían terminado cuando habíamos recibido el 150 por ciento del promedio de la acumulación de nieve y el 150 por ciento del promedio de la lluvia en las cuencas al norte que alimentan los embalses grandes. Si bien una aluvión así podría surtir los embalses a corto plazo, tomaría mucho más tiempo para cubrir un déficit de precipitación y llenar las reservas de agua subterránea. De hecho, en 2014 NASA encontró que estábamos registrando un déficit de 11 trillones de galones (más de 1,5 veces el volumen del embalse más grande del país) de aguas almacenadas debido a un nivel de consumo sin precedentes en el Valle Central. Desde entonces, la situación no ha hecho más que empeorar y los científicos prevén que tomará años de niveles de precipitación superior a lo normal para recuperarnos.

Últimamente, el gobernador ejerce el poder de determinar cuándo se termina nuestro estado de emergencia por sequía.

La nueva normalidad

A pesar de una mayor acumulación de precipitación en los embalses y las montañas este año, los cambios climáticos intensificarán la gravedad y la prevalencia de la escasez de agua en el futuro. Con temperaturas elevadas, se pronostica que más de la precipitación en California caerá como lluvia y menos como nieve, y que la nieve que caiga, se derretirá más rápido. Por consiguiente, se estima que la acumulación de nieve en la Sierra Nevada disminuirá entre un 70 y un 90 por ciento. Los científicos proyectan que, en los próximos 50 años, experimentaremos niveles de nieve tan bajos como lo de 2015 cada década.

snowpack map of 2016 and 2090.pngEl contenido actual de agua en el manto de nieve (la imagen a la izquierda) comparada con las predicciones de las condiciones en 2090 (la imagen a la derecha). Fuente: Cal-Adapt, La Comisión de Energía de California.

Quizás la mejor indicación de que la escasez de agua es nuestra nueva normalidad es la proclamación que los niveles recientes de precipitación son milagrosos, a pesar de que hemos acumulado menos nieve que el promedio histórico. Frente a la profundidad del hoyo en que nos encontramos y las predicciones sobre el cambio climático, es probable que las condiciones nunca vuelvan a ser "normales." Pero podemos emplear los mecanismos a nuestro alcance para navegar mejor esta nueva realidad. Aunque el estado ha acogido algunas de estas soluciones, el progreso ha sido parcial.

El camino hacia adelante

Con un futuro desafiante por delante, es de nuestro mayor interés cometernos ahora al manejo de agua más sostenible. En un informe de 2014, El potencial sin explotar del suministro de agua en California, NRDC y Pacific Institute resumieron una serie de estrategias técnicamente viables para ahorrar y generar billones de metros cúbicos de agua cada año. En 2015, NRDC publicó Una boleta de calificaciones de la respuesta de California a la sequía, mostrando como el estado ha logrado avances con respecto a la conservación y uso más eficaz del agua urbana y el reciclaje de agua. A la misma vez, el informe destaca la necesidad de mejorar el manejo del estuario de la Bahía Delta y el uso de agua para la agricultura y de aumentar la captura y reutilización de agua lluvia. Además, el estado debe establecer la conservación y la eficacia como estilo de vida al instituir regulaciones permanentes para capitalizar las ganancias que hemos realizado, en vez de emitir exenciones en respuesta a los antojos de nuestro clima político y meteorológico.

Thumbnail image for 5 untapped.jpg

Los embalses temporariamente saciados ocultan la devastación a largo plazo de la sequía y la gestión inadecuada de nuestros suministros de agua. Dick Santos, el director de un distrito de agua local, nos avisó en una entrevista reciente: "Vendrán días lluviosos, pero no se deje engañar. Nuestra población está creciendo y California es un estado seco. Las sequías volverán. Debemos prepararnos mejor." Ya es hora de seguir estos consejos y comprometernos a un futuro de agua más sostenible en California y el mundo entero.

Share | |

Comentarios recientes

re: Las autopistas y los infartos
por Juan Ramón Daza Castañeda
re: HidroAysén y el Estado de Chile: ¿El que paga contamina?
por marisa verjano
re: Las nevadas y el calentamiento global
por Graciela Arriaga Pérez

Feeds: Mantente al día

RSS feed Todos los blogs de Pulso Verde