skip to main content

La Onda Verde de NRDC

Pulso Verde

Anna Wearn

La oportunidad dorada de California para crear un futuro de agua sostenible

Anna Wearn

26 de Enero 2016

Enviado por Anna Wearn

Etiquetas:
, , , , , , , , , , , ,

Un desafío histórico

"La sequía" ha sido un tema de conversación constante en California. De hecho, según encuestas recientes, más del 75 por ciento de californianos perciben la escasez de agua como un problema extremamente grave. Y con razón. El agua es nuestro recurso más vital; sostiene toda la vida. Cuando falta agua, la gente y los ecosistemas lo sienten. Este estrés también aplica una presión política, forzándonos a abordar las deficiencias de nuestras prácticas manejando el uso del agua.

Figura 1. Un mapa de las regiones de los Estados Unidos impactadas por la sequía. Imagen cortesía de NOAA y el U.S. Drought Monitor.Figure 1.PNG

Durante los cuatro años pasados, el estado ha experimentado mínimos históricos de los depósitos en los embalses, la escorrentía de los ríos, el manto de nieve (Figura 2), y las poblaciones de peces. Estas tendencias son alarmantes, haciéndonos sentir sometidos a los antojos de la Madre Naturaleza. Pero esta sequía ha sido construida socialmente también. No por las protecciones del medioambiente y de la calidad del agua (muchos de los cuales han sido debilitados o dispensados), sino por fallar en manejar nuestro suministro de agua de una manera sostenible, especialmente teniendo en cuenta el cambio climático que está aumentando la escasez de agua a través de los Estados Unidos. Solo en California, las estimaciones de las agencias estatales muestran que cada año usamos más de 7,4 billones de metros cúbicos más agua que nuestros ríos y acuíferos pueden proveer. Esto es suficiente agua para cubrir todo el estado de Nueva Hampshire en un pie de agua.

Figura 2. Imágenes de mínimos históricos del manto de nieve en la Sierra Nevada. La imagen en la cima es de enero de 2013, que fue un año de sequía. Pero al compararla con la imagen de abajo tomada en enero de 2014, parece ser de un año lluvioso. En 2015, el manto de nieve en California contuvo un mínimo histórico de 5 por ciento del promedio contenido de agua. Imagen cortesía de NASA.Figure 2 A.jpgFigure 2 B.jpg

Tenemos las herramientas para mejorar enormemente nuestra capacidad de soportar las sequías, pero tenemos que elegir implementarlas. Nuestra respuesta a la sequía podría resultar de cualquier manera: podemos exacerbar las consecuencias negativas y demorar la recuperación de nuestros sistemas acuáticos, o podemos reducir el consumo de sistemas naturales mermados e invertir en soluciones sostenibles. Aunque no podamos controlar directamente cuánta agua recibimos o cuando (del volumen de la precipitación y la cadencia del deshielo), si podemos manejar nuestra oferta y demanda con más sabiduría.

Una oportunidad histórica

La sequía le presenta a California con la oportunidad para superar una de las crisis más desafiantes de nuestra época. En 2014, NRDC y el Pacific Institute lanzaron un informe titulado The Untapped Potential of California's Water Supply (El potencial sin explotar del suministro de agua en California), resumiendo una serie de soluciones económicas y tecnológicamente posibles. Estas estrategias pueden proveer hasta más de 17,2 billones de metros cúbicos cada año en nuevos suministros y de las reducciones de demanda. Como resultado, podemos disminuir el riesgo de una escasez de agua, reducir los conflictos de agua, y rededicar flujos vitales a la Bahía-Delta de San Francisco--el núcleo del suministro de agua del estado. Figura 3 ilustra estos potenciales ahorros de agua.

Figura 3. Infográfico de las estrategias para ahorrar agua en California del informe The Untapped Potential of California's Water Supply (NRDC and Pacific Institute, 2014). Revisa una versión de escala más grande aquí.Figure 3.PNG

El estado ha reconocido la importancia de estas estrategias, pero ha tenido resultados mixtos al implementarlas. Un informe reciente de NRDC evalúa el desempeño del estado en las cuatro categorías mostradas arriba (el uso más eficaz del agua en zonas urbanas y agrarias y una aumentada reutilización del agua y captura de agua lluvia) y sus esfuerzos por proteger y restaurar la Bahía-Delta. Aquí está un resumen de lo más destacado de la publicación nueva, titulada Thirsting for Progress: A Report Card on California's Response to the Drought (Sedientos por progreso: Una boleta de calificaciones de la respuesta de California a la sequía):

  • La conservación y el uso eficaz de agua urbana

La administración del gobernador Brown ha establecido y ejecutado objetivos agresivos para la conservación de agua. Impresionantemente, los usuarios urbanos han dado un paso adelante para cumplirlos. Sin embargo, el gobierno no ha utilizado todas las herramientas disponibles, tales como fijar precios orientados hacia la conservación de agua, para lograr menos desperdicio.

  • La conservación y el uso eficaz de agua en zonas agrarias

Aunque el estado ha logrado avances en la conservación y eficacia, no ha establecido metas significativas para reducir el uso agrario del agua, a pesar de que es cuatro veces más que el uso urbano (según el Departamento de Recursos de Agua de California). Aproximadamente la mitad de la irrigación en California usa métodos de inundación que son anticuados e ineficaces. Aunque el estado ha tomado algunos pasos para mejorar la monitorización del uso agrario de agua y ha animado la adopción de tecnologías más eficaces, tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para el futuro de la agricultura en California.

  • La captura y la reutilización de agua lluvia

Mientras el estado ha fijado objetivos para generar nuevos suministros de agua por medio de la captura y la reutilización de agua lluvia, no estamos en camino a lograrlos, debido a una falta de regulación y financiamiento para estos programas. Necesitamos un compromiso más serio con la captura de la escorrentía de agua lluvia en las ciudades para aumentar las reservas locales de agua y reducir una causa importante de la polución del agua.

  • El reciclaje y la reutilización del agua

El estado ha avanzado en el uso de agua reciclada para reponer reservas subterráneas y está promoviendo financiamiento para ayudar a localidades a invertir en estas reservas más resistentes a las sequías. Aun así, podemos y debemos hacer más para prevenir el desperdicio derrochador de aguas residuales tratadas y asegurar la aprobación pública de aguas recicladas.

  • La restauración del Estuario de la Bahía-Delta

La salud del Estuario de la Bahía-Delta - el más grande de la costa oeste de las Américas y la fuente de agua para más de 25 millones de californianos - estaba mal antes de la sequía y ahora las condiciones son más deplorables que nunca. A pesar de compromisos repetidos para revertir su empeoramiento, el estado ha tomado numerosas acciones que agravan las consecuencias de la sequía sobre el ecosistema. Por fallar en mantener suficientes corrientes internas de los ríos y un alto nivel de calidad de agua, hemos permitido que las poblaciones de peces nativos se desplomen. El estado necesita defender firmemente, en vez de dispensar, las protecciones para los peces, los animales, la fauna y el hábitat en la Bahía-Delta para restaurar este ecosistema crítico.

Figure 4.PNG

Sobre todo, esta boleta de calificaciones indica que el estado ha realizado avances en aumentar la conservación, el reciclaje, y el uso eficiente de agua por usuarios urbanos, pero identifica la necesidad urgente de mejorar el manejo del Estuario de la Bahía-Delta, el consumo agrario del agua, y la captura del agua lluvia. Esas notas no necesitan ser una evaluación final, sino pueden ser un informe de progreso que nos impulse a continuar nuestros esfuerzos al responder a la sequía. Hacerle caso a estas recomendaciones es imperativo; no podemos permitirnos fallar en esta prueba.

La sequía nos presenta desafíos que pueden ser abrumadores. Pero estos desafíos también crean la oportunidad para que California demuestre su capacidad para manejar un recurso vital para sus ciudadanos, economía, y medio ambiente de una manera más responsable. El análisis y las sugerencias en esta boleta de calificaciones crean un mapa para encaminarnos hacia un futuro de agua más sostenible y resistente a los cambios de clima.

Share | |

Comentarios recientes

re: Las autopistas y los infartos
por Juan Ramón Daza Castañeda
re: HidroAysén y el Estado de Chile: ¿El que paga contamina?
por marisa verjano
re: Las nevadas y el calentamiento global
por Graciela Arriaga Pérez

Feeds: Mantente al día

RSS feed Todos los blogs de Pulso Verde