skip to main content

La Onda Verde de NRDC

Pulso Verde

Kaid Benfield

La creatividad empresarial revitaliza La Pequeña Habana en Miami

Kaid Benfield

11 de Octubre 2012

Enviado por Kaid Benfield

Etiquetas:
, , , , , , , , ,

  Calle Ocho, Little Havana (by: Marc Averette, Wikimedia Commons)

Pienso que algo especial ha surgido en La Pequeña Habana, el corazón social y cultural de la comunidad Cubana en Miami. Aunque vivo lejos de la Florida, tengo un grupo de buenos amigos que están involucrados en el diseño de comunidades en Miami. No hace mucho, el tema de la pequeña Habana empezó a ser parte de sus conversaciones. Decidí investigarlo y ahora veo el porqué. 

La Pequeña Habana es un distrito vagamente definido que se extiende por unos tres kilómetros justo al oeste de Miami donde habitan unas 50.000 personas.  El barrio cuenta con una identidad indiscutiblemente hispana, fuerte y orgullosa.  Tienen un festival de arte y cultura todos los meses; uno de los carnavales más grandes del mundo sobre la Calle Ocho (la calle principal de la zona), muchos negocios pequeños, una gran variedad de propiedades y monumentos históricos y el estadio de béisbol de los Marlins de Miami donde antes estaba el Orange Bowl famoso.

  Dominos Park, Little Havana (by: Infrogmation, creative commons)

De hecho, en la guía en línea LittleHavanaGuide.com aparecen una docena de atributos importantes del área, incluyendo la arquitectura, el arte, el béisbol, las botánicas, las fabricas y tiendas de cigarros, la gustosa cocina, los juegos legendarios de domino, los festivales, la zona céntrica, la música, el baile, el teatro y el cine. La comunidad es mayormente hispana e incluye familias centroamericanas al igual que cubanas. Cuenta con algunos de los edificios de importancia histórica más antiguos en Miami, incluyendo muchos de los ejemplos clásicos de las casas de una planta clasificadas como bungalow. Es en realidad un lugar repleto de personalidad.

Hay muchas excelentes razones por las cuales proteger los elementos culturales que hacen de la pequeña Habana un lugar especial. En la década de los 80, como muchas otras comunidades en Estados Unidos, la negligencia, el crimen, las drogas y el decaimiento asolaban a La Pequeña Habana. Mientras que tiene características históricas y ha mantenido una cultura dinámica durante los últimos 50 años, en cierta forma, el resurgimiento de la zona es nuevo y lo complica la incertidumbre.

  bungalow, East Little Havana (courtesy of Miami Bungalow Project)

Hace una década, la National Trust for Historic Preservation (Fundación Nacional para la Conservación del Patrimonio) acusó a Miami de tener “una ética de conservación débil” que ha permitido la demolición de patrimonios históricos. La Fundación señaló que la pequeña Habana ha conservado muchas residencias históricas: casas de una planta y edificios de apartamentos pequeños; pero también que gran parte de las viviendas en el área le pertenecen a propietarios ausentes sin ningún interés por renovar propiedades desmejoradas. La zonificación vigente entonces, de acuerdo al informe, gravitaba alrededor del desarrollo a gran escala e incitaba la alta densidad en vez de un enfoque más sensible.

  fruit stand in Little Havana (by: Wally Gobetz, creative commons)   signs in Little Havana (courtesy of Bike SoMi)

Hoy en día, se han desarrollado cosas interesantes que con el apoyo de gente y empresarios enérgicos quienes sugieren que el futuro del distrito tiene esperanzas. No hay investigación sobre el área que no contenga múltiples referencias a Corinna Moebius, cofundadora de Little Havana Merchants Alliance, miembro de Urban Environment League y fundadora y editora de la guía y revista que sirve a la comunidad: LittleHavanaGuide.com.  El sitio es tan colorido y alegre como la comunidad y tiene muchos artículos sobre el arte, la cultura, los negocios y el vaivén de La Pequeña Habana.

Pero existe un lado serio también. Hace unos meses, el sitio publicó una carta de Bill Fuller, un empresario y co-fundador de la Alianza de Comerciantes, avisando al público sobre la intrusión de tiendas de grandes superficies (como WalMart y Target) que no respetan el carácter del área: 

Sin las designaciones históricas o procesos de revisión de diseño por parte del vecindario, quedamos a la merced de diseños de tienda 'estándar' tradicional que encamina nuestro oasis urbano hacia un suburbio más que nunca. La adición de drive-thrus, los grandes letreros y la demolición de edificios históricos forman parte de su plan por convertir la Calle Ocho de la Meca histórica y cultural actual en otra simple calle cualquiera de Miami repleta de tiendas de grades superficies.

  Calle Ocho marker, Little Havana (by: Wally Gobetz, creative commons)

Juntos, Moebius y Fuller han creado un sitio de vigilancia nombrado LittleHavanaInc.com, donde se dan a conocer las imprudencias corporativas en la Pequeña Habana. Mientras que el sitio ataca a cadenas como AutoZone y McDonalds por ser insensibles, ofrece cierto balance al elogiar a Walgreen’s por preservar un edificio de los años 1920 y establecer “un excelente ejemplo de cómo se puede establecer un nuevo negocio mientras se preserva el pasado.”

La guía de Moebius contiene varios artículos acerca de cómo crear comunidad, incluyendo una historia alentadora sobre la futura renovación del histórico Tower Hotel, que ha servido como hospital, casa de retiro para veteranos, y pied-á-terre para músicos de jazz afroamericanos quienes tenían que ser colados en los días de segregación. (La torre, que aun es hotel, es propiedad de la compañía de urbanización de Fuller quien lo está renovando. Fuller también está renovando una propiedad cercana al hotel que convertirá en “una instalación multiusos donde se puedan llevar a cabo exposiciones, reuniones y eventos.”)

También debo mencionar a Pablo Canton, el administrador del equipo de mejora de la Pequeña Habana, quien premió el apoyo del informe de National Trust por los nuevos negocios y el festival mensual en la comunidad. Pablo Canton's rooster (by: Wally Gobetz, creative commons)Mientras que Canton hace mucho entre bastidores, uno de sus logros más visibles fue la colocación de esculturas de gallos coloridos por todo el distrito, añadiendo color y celebrando la identidad local. Un gallo fue parte de un reportaje local el año pasado al ser robado.  La estatua, hecha de de 70 lbs. de fibra de vidrio y pintada con un diseño de un hibrido entre la bandera cubana y estadounidense, le pertenecía a Canton y fue robada como broma por universitarios quienes la regresaron con gran remordimiento.

He dejado lo mejor por último. Karja Hansen y yo no nos conocemos en persona, pero tenemos muchos amigos en común y entrelazamos en Facebook. Ella es mucho menor que yo pero compartimos el mismo interés intenso por el diseño urbano.  Supe sobre su trabajo durante su labor con la empresa de arquitectura urbana Duany Plater-Zyberk (DPZ), donde escribió un ensayo conmovedor sobre su participación en la planeación de la revitalización de varias cuadras de viviendas públicas anticuadas en Montgomery, Alabama situadas en la histórica ruta de la marcha por los derechos civiles entre Selma y Montgomery.

Karja ahora ha tomado la causa de preservar y mejorar la Calle Ocho y ahí fundó y dirige un nuevo espacio empresarial llamado Barrio Workshop (el taller del barrio).  Moebius lo describe en un artículo  (Me da la sensación de que todos se conocen en la Pequeña Habana):

Karja ha estado planeando un espacio de 14.000 metros cuadrados que servirá en gran parte como un espacio para trabajo en común, espacio para todo, desde una sala de conferencias de uso ocasional para negocios con base en el hogar a escritorios dedicados y armarios para empresarios hasta espacios para viveros de empresas o una pequeña empresa completa. En el sitio también proyecta tener:

  • Una cocina completa (donde se puedan preparar alimentos);
  • Espacio de almacenamiento en frio para productos alimenticios locales;
  • Taller de carpintería;
  • Taller de costura y serigrafía;
  • Taller de cerámica; y
  • Un pequeño café.

Parte del espacio tendrá adaptabilidad para que se puedan tener eventos.

  folk art in Little Havana (by: Laura Tomas Avellano, creative commons)

¿Suena divertido no? Karja también quiere crear una universidad donde las enseñanzas se pueden compartir con los demás miembros de la comunidad en la pequeña Habana.

La idea es de ofrecer clases y talleres donde los usuarios pueden compartir sus habilidades prácticas entre ellos mismos, desde como restaurar casas, trabajar con molduras y conseguir la designación histórica necesaria para las propiedades.  Los participantes podrán hacer uso de los talleres de cerámica y carpintería y aprender por medio de la práctica.

En agosto Karja dice que espera lanzar una seria de 3 partes sobre la anatomía de un “bungalow”, la historia, construcción y renovación serán los tópicos de la primera parte.

En la página de Facebook del Barrio Workshop, Karja escribe sobre cómo trata de promover una cultura de ciudadanos, artesanos, comunidad y productos bien elaborados. ¿Idealista?  Claro.  Muy bien hecho digo yo.

No puedo decir que todo marcha bien en La Pequeña Habana.  Las preocupaciones enumeradas por National Trust siguen en pie y existe la preocupación por la demolición de casas históricas, particularmente al este. Varias bellezas antiguas ya han sucumbido al nuevo desarrollo mediocre.

Pero tengo la impresión que el distrito está lleno de energía que sobrepasa las generaciones y tiene espíritus tenaces y creativos que continúan la orgullosa tradición de música étnica, arte, comida y comunidad. Para los que aprecian la comunidad, personas como Moebius, Fuller, Canton y Hansen son importantes.  Estoy seguro que cada uno puede nombrar muchos más animadores de la comunidad con sus propias historias y juzgando por lo que he leído, solo Moebius puede nombrar un centenar.

Como cada división urbana, la pequeña Habana seguirá evolucionando, me encanta que la comunidad lo quiere hacer bien.

Blogs relacionados:

Pasa tu cursor sobre las imágenes para los detalles de las fotos.

Kaid Benfield escribe sobre la comunidad, el desarrollo y el medio ambiente en Switchboard y otros medios nacionales. Para leer más, visita su página de blog. Visita también los videos sobre comunidades sostenibles que ofrece NRDC.

Share | |

Comentarios recientes

re: Las autopistas y los infartos
por Juan Ramón Daza Castañeda
re: HidroAysén y el Estado de Chile: ¿El que paga contamina?
por marisa verjano
re: Las nevadas y el calentamiento global
por Graciela Arriaga Pérez

Feeds: Mantente al día

RSS feed Todos los blogs de Pulso Verde