skip to main content

La Onda Verde de NRDC

Pulso Verde

Anna Wearn

El cierre de planta nuclear Diablo Canyon beneficiará especies marinas de California

Anna Wearn

30 de Junio 2016

Enviado por Anna Wearn

Etiquetas:
, , , ,

Les comparto este blog de mi colega Elizabeth Murdock:

ballena.jpgEsta ballena jorobada, fotografiada cerca de la planta nuclear Diablo Canyon es solo una entre muchas especies marinas que dependen de un ecosistema sano y un océano próspero alrededor del sitio. (c) "Mike" Michael L. Baird, flickr.bairdphotos.com

La comisión encargada de velar por los terrenos estatales del estado (California State Lands Commission, "la Comisión"), se reunió el martes para considerar una propuesta de la empresa de energía Pacific Gas & Electric Co. (PG&E), NRDC (Consejo para la Defensa de Recursos Naturales), Friends of the Earth (Amigos de la Tierra) y otros grupos en conjunto para iniciar un cierre ordenado de la gigantesca planta nuclear Diablo Canyon, situada en la majestuosa costa central de California que también alberga una gama abundante y única de plantas, animales y vida marina. La Comisión votó unánimemente a favor de concederle a PG&E una extensión de seis años en sus arrendamientos submareales para que cubra el periodo de tiempo entre el vencimiento programado en 2018 y 2019 y el principio del proceso de desmantelamiento a dar inicio en 2024 bajo la propuesta. Los permisos le autorizan a la compañía sacar miles de millones de agua de mar diariamente para mantener los dos reactores de la planta a temperatura adecuada.

Estas extensiones alinean el permiso de PG&E para operar el sistema de enfriamiento de la planta con agua del mar con las licencias de operación, expedidas la comisión que regula el poder nuclear (NRC, por sus siglas en inglés), que expiran en 2024 y 2025. Bajo la propuesta en conjunto, PG&E retiraría la renovación de la licencia al NRC, la cual, de ser otorgada, le permitiría operar la planta otros 20 años, hasta 2044, e iniciaría el proceso de cierre de la planta nuclear, poniéndole fin a la era de generación nuclear en California. La planta también reemplazaría la generación de energía eléctrica con recursos de energía cien por ciento cero emisiones, liderados por la eficiencia energética y la energía eólica y solar dentro de nueve años.

NRDC abogó el pasado diciembre para que la Comisión pospusiera la decisión sobre la petición de PG&E de extender los arrendamientos submareales hasta que la Comisión pudiera determinar el nivel apropiado de examinación requerido bajo la ley de calidad ambiental de California (CEQA, por sus siglas en inglés). Pero esta propuesta lo cambia todo. Al comprometerse cerrar la planta por completo, PG&E le pondrá fin al daño que la planta produce al océano y remueve los demás impactos ambientales asociados con la planta también.

Aunque la planta cesará de generar energía en 2025, PG&E necesitará someter una nueva aplicación por separado para arrendamientos submareales a la Comisión para poder utilizar agua del mar y las estructuras de toma y descarga de agua durante el periodo de desmantelamiento. NRDC y PG&E esperan que el proceso de desmantelamiento estará sujeto a revisión completa bajo CEQA, ley que permite la mitigación adicional al registrar impactos ambientales asociados con el cierre y desmontaje de la planta.

El cierre de la planta nuclear será beneficioso para la vida marina

Cerrar la instalación nuclear de Diablo Canyon acabaría con décadas de daño a la vida marina en la región donde opera la planta. Las tuberías de la planta toman más de 9,5 mil millones de litros de agua de mar al día, o 3,4 mil millones de metros cúbicos al año. Sacar tanto agua de mar continuamente resulta en la muerte de aproximadamente unos 1,5 mil millones de alevines cada año al ser tragados por los sistemas de enfriamiento o al estrellarse contra las mallas metálicas de las tuberías de aguas abiertas. El agua utilizada para el enfriamiento también se descarga de regreso al océano a una temperatura más cálida, lo que puede causar daños adicionales a los peces y otra vida marina en la zona.

Es más, la entrada de mar abierto de la planta Diablo Canyon está situada a poco más de kilómetro y medio de la reserva marina Point Buchón y adyacente a la zona de conservación marina del estado del mismo nombre qué, en conjunto, protegen un paisaje ecológicamente diverso y alojan a más de 700 especies de invertebrados, al igual que 120 especies de peces, plantas, aves y mamíferos marinos. Este grupo de áreas marinas protegidas (conocidas como MPA por sus siglas en inglés) son importantes en sí, pero también como parte de una red ecológica integrada a lo largo de la costa de California. Mientras que la toma de la planta Diablo Canyon no está directamente dentro del grupo de áreas marinas protegidas, la zona de donde fluye el agua para la planta de seguro topa con los límites de las áreas protegidas y tiene el potencial de retirar vida marina de la zona protegida. NRDC formó parte del esfuerzo por designar y asegurar un sistema histórico de áreas marinas protegidas en California y seguimos comprometidos a asegurar la integridad de la red, las especies marinas y los hábitats que alberga.

Otras centrales en California que utilizan la tecnología de "enfriamiento de una pasada" (OTC, por sus siglas en inglés) impactan al océano similarmente, aunque Diablo Canyon y la estación de generación nuclear recién cerrada de San Onofre cerca de San Diego han sido las que sacan la más agua del océano en el estado. La planta nuclear Diablo Canyon es ahora la mayor de las instalaciones restantes que utilizan esta clase de enfriamiento (OTC) y representa casi el 80 por ciento de los retiros de agua de mar para este propósito en California.

Debido a los impactos graves de OTC, NRDC ha jugado un papel importante en abogar por la eliminación gradual de esta práctica destructiva en California. En particular, tomamos parte en la elaboración, aprobación y ejecución de una pasada, aprobada en 2010 por la junta estatal de agua, cuya meta es reducir los impactos de los sistemas OTC en las centrales sobre la vida marina y sus hábitats. La política dirige a las instalaciones a reducir las tasas de flujo de entrada del agua de mar por un 93 por ciento. Para que la planta Diablo Canyon cumpliera con el requisito, PG&E tendría que construir torres para el ciclo de enfriamiento para fines de 2024, que costarían miles de millones. Pero bajo la propuesta actual, una vez PG&E empiece a desmantelar la instalación Diablo Canyon, reducirá la tasa de consumo de agua, y con ello, el impacto que tiene sobre la vida marina, mucho más de lo requerido por la política. Por último, al ejecutar el cierre, cesarán las tomas de agua de mar y, con ello, los impactos que causan a la vida marina.

Los hábitats icónicos del océano y sus especies marinas en California son de gran valor ecológico, económico, y cultural tanto dentro como fuera de los límites del estado. Por tres décadas, la planta nuclear de Diablo Canyon ha tenido un impacto importante sobre la vida marina de la región alrededor y la bahía prístina donde está situada. Eliminar los impactos sobre la atesorada vida marina y hábitats costeros y substituirlos con energía limpia es algo que todos podemos celebrar.

Se puede encontrar los otros blogs de Elizabeth Murdock en inglés aquí.

Share | |

Comentarios recientes

re: Las autopistas y los infartos
por Juan Ramón Daza Castañeda
re: HidroAysén y el Estado de Chile: ¿El que paga contamina?
por marisa verjano
re: Las nevadas y el calentamiento global
por Graciela Arriaga Pérez

Feeds: Mantente al día

RSS feed Todos los blogs de Pulso Verde